Vidente de Fechas Exactas Buena

 ¿Deseas hacer una consulta de Tarot y Videncia y no sabes a quién acudir? En los momentos de incertidumbre y desazón en la que a veces nos vemos inmersos es vital escuchar una voz cercana que nos oriente y nos muestre de forma veraz y certera cómo será nuestro futuro. Yo, Amaya Sanz, sé lo mucho que se sufre en la vida y lo mucho que se necesita un faro que nos ilumine para surcar entre las sombras. 

Las videntes y tarotistas de fechas exactas son profesionales que pueden ayudarte a superar esos escollos y saber cómo actuar ante lo que nos depara el futuro. En mi larga trayectoria como vidente natural y maestra tarotista he tenido la gran oportunidad de ayudar a muchas personas, convirtiéndome en un referente tanto para mi clientela como para mis compañeras de profesión. 

Telf. Visa: 91 737 77 16
Telf.: 806 511 692

Un reconocimiento que me lleva a ser cada vez más exigente conmigo misma y ofrecer siempre lo mejor de mí. Te invito a descubrir cómo es un vidente natural real, quién soy y cómo contactar conmigo.

¿Qué es una vidente natural?     

Las videntes son personas que han heredado un don que las une a multitud de otras personas que les antecedieron y que han dejado constancia a lo largo de los siglos de su gran capacidad para ver el pasado y el futuro y ofrecer soluciones para mejorar la vida de las personas. Una vidente natural no elige tener ese don y, desde que descubre que lo posee, ha de volcarse en mejorar y aprender, dominando otras mancias que le faciliten poder interpretar perfectamente las imágenes que recibe.

Vidente de Fechas Exactas Buena

Una vidente natural tampoco precisa hacer preguntas a sus clientes. Solo con saber el nombre del consultante y su fecha de nacimiento comenzará a percibir imágenes, fechas, datos e información referente al pasado, presente y futuro, aportando todo tipo de detalles sobre su vida. Una vidente puede utilizar otras herramientas esotéricas para afinar más aún sus videncias, aunque una buena vidente solo precisa de su percepción para conectar con la energía psíquica de su cliente.

Antiguamente estas videntes naturales solo prestaban sus servicios de videncia en sus hogares, siendo consultas presenciales en las que tenían un contacto directo con el consultante, si bien era difícil que pudiesen prestar su ayuda a tantas personas como deseaban contactar con ella. Así, hubo épocas en las que muy pocas personas podían tener contacto con las videntes más famosas y destacadas. En la actualidad, y gracias al tarot telefónico, cualquiera puede recurrir a la consulta de una buena vidente profesional. Unas consultas que son aún más accesibles gracias a medios como el Tarot Visa o el Tarot 806. Unos servicios que abaratan las tarifas y permiten que las consultas sean mucho más cómodas, sencillas y económicas.

Hace muchos años, las videntes solían prestar sus servicios en sus hogares a través de consultas presenciales. Estas consultas eran las más tradicionales y el vidente estaba en contacto directo con el consultante. Actualmente, estas consultas se han modernizado y los videntes ofrecen sus servicios mediante el tarot telefónico.

Amaya Sanz, una buena vidente natural

Yo, Amaya Sanz, soy vidente natural y Maestra del Tarot. Heredé este don de mis antepasados y, desde hace más de 25 años aprendí a dominar el arte del Tarot.  En mis años de aprendizaje mis familiares me mostraron que era básico ser honesta y transparente, sin ocultar a mis clientes la verdad y mostrándoles su futuro sin engaños. Así, no preciso hacerte muchas preguntas para saber qué es lo que te preocupa y cómo será tu futuro. Tampoco te haré perder el tiempo e iré al grano para que la consulta se ajuste al máximo a los tiempos contratados, esto es, a lo que tú te puedas permitir.

Telf. Visa: 91 737 77 16
Telf.: 806 511 692

No tengo gabinete, me gusta el contacto  directo con mis clientes. TE AYUDARÉ.

Otros aspectos por los que mis clientes y colegas de profesión me consideran una de las mejores videntes naturales es por el enorme respeto que mantengo hacia todos ellos, además de no juzgar nunca a nadie, transmitiendo siempre serenidad y reconfortando a la persona.

También he mantenido mi postura de trabajar sin gabinete de Tarot, yo sola atendiendo personalmente a mis clientes desde mi tarot telefónico. Un gabinete va quitando credibilidad a una vidente natural, ya que muchos de esos sitios son simples call centers en los que suelen atender teleoperadores. Una práctica que solo ha servido para generar desconfianza hacia todas las videntes, dañando la buena imagen y la confianza que algunas videntes habíamos logrado establecer con mucho esfuerzo.

Yo no soy un fraude ni trato de aprovecharme de mis clientes, soy una vidente real y fiable que aprovecho las nuevas tecnologías para llegar al máximo número posible de personas y tratar de poner remedio al daño que nos han hecho las falsas videntes. Llámame y te sorprenderá todo lo que una buena vidente puede hacer por ti.